El dos de febrero de 2021, se cumplen 50 años de la firma de la Convención sobre los Humedales en la ciudad de Ramsar, Irán. Para conmemorar el medio centenario de la firma de este convenio, El Jarocho Cuántico, suplemento científico mensual de La Jornada Veracruzana, presentó un abanico de trabajos en ejecución, entre los cuáles, el proyecto de CityAdapt en Xalapa, México.

 

La ciudad de Xalapa, como muchas otras ciudades del país, sufre inundaciones periódicas en tiempo de lluvias. El resto del año, algunas colonias reciben agua sólo algunos días a la semana, y a otras sencillamente no les llega. Lo que llama la atención es que en la región de Xalapa llueven 1,500 mm al año en promedio. Aunque esta cantidad de lluvia no ha variado mucho en el tiempo, su distribución en el territorio sí está variando por los cambios de uso del suelo, y por la variabilidad y el cambio climático. Por ejemplo, en 2020 se presentaron trombas en las que en 4 horas cayó la misma cantidad de lluvia que la que normalmente se acumula durante tres meses.

Para revertir esta paradoja invitamos a reflexionar sobre los siguientes aspectos: la mayor cantidad de agua (60%) viene de la cuenca del río Huitzilapan en el estado de Puebla, por un acueducto de cerca de 50 km; 36% del agua lo recibimos de la cuenca del río Pixquiac y el resto se toma de los manantiales de El Castillo.

Estas cuencas abastecedoras donde se capta el agua tienen problemas ya que los pobladores se ven en la necesidad de desmontar los bosques para usar sus tierras, impactando la capacidad para captar, infiltrar y retener el agua de lluvia y liberarla poco a poco, lo que es muy importante en época de secas. Por otra parte, cuando cae una tormenta y no hay vegetación que amortigüe el golpe del agua, el escurrimiento superficial aumenta rápidamente, causa erosión y baja a gran velocidad, arrastrando piedras y lodo. Esta es la causa de que se azolven y desborden  los ríos, afectando la infraestructura hidráulica e inundando parte de la ciudad.

El estudio sobre vulnerabilidad socioambiental de Xalapa y Tlalnelhuayocan frente al cambio climático llevado a cabo por el
proyecto CityAdapt (más detalles aquí) identificó las zonas más propensas a peligros ante eventos climáticos, las cuales se localizan hacia el norte y noroccidente de la ciudad, en colonias de reciente crecimiento. Las condiciones socioeconómicas de los habitantes de estas colonias son de alta fragilidad, y muchos de ellos carecen de servicios, por lo que están sujetos a sufrir tandeos.

Los escenarios de cambio climático para Xalapa al año 2039 (CityAdapt, 2020) indican posibles reducciones importantes en la
disponibilidad de agua en Xalapa debido a:

  1. la disminución casi generalizada en los niveles de precipitación,
  2. los aumentos en la temperatura (que inducen incrementos en los niveles de evapotranspiración) y,
  3. la reducción en la cobertura forestal, con alta capacidad en la captación e infiltración de agua de lluvia.

Figura 1. Mapa de rango de cambios en la provisión superficial de agua para el periodo 2014-2039. En la escala de color, mientras más azul, más disponibilidad anual de agua. Mientras más café, hay mayor estacionalidad en la disponibilidad de agua.

En la mayor parte del municipio de Xalapa puede haber una disminución de hasta 250 mm de lluvia anual, mientras que en la zona alta montañosa de Tlalnelhuayocan la lluvia puede incrementarse en hasta 500 mm.

Esta información nos lleva a impulsar acciones enfocadas no sólo a resolver los problemas del presente, sino también a pensar en el futuro cercano, ya que el cambio previsto en el patrón de precipitación puede convertirse en una gran amenaza porque aumentará la frecuencia de lluvias intensas en corto tiempo lo que puede saturar los ríos de rápida respuesta, inundando la ciudad.

Alternativamente, puede ser una oportunidad si conservamos los ecosistemas y reservamos parte del agua que cae en las montañas para abastecernos en tiempo de secas, esto aunado a otras acciones que se detallan a continuación.

 

La paradoja de Xalapa y las posibles acciones para revertirla

Mientras que vemos caer la lluvia, hay zonas inundables que están inmersas en la geografía de la ciudad y en mayor medida en áreas vulnerables no sólo a los efectos adversos del cambio climático, sino segregadas espacial y socialmente. Las personas con menos posibilidades económicas resienten más estos eventos, y tienen además problemas de acceso al agua. Desde hace algunos años Xalapa ha gestionado el aumento en la demanda de agua mediante tandeos, en principio en algunas colonias (un día sin servicio, un día con servicio), pero la demanda siempre creciente de usuarios sedientos y la reducción en la disponibilidad de las fuentes de aprovisionamiento, probablemente asociada al cambio climático y seguramente a la pérdida de los ecosistemas, han resultado en tandeos por sectores que afectan tanto colonias vulnerables como zonas con alto valor adquisitivo (2 días sin servicio, 2 días con servicio).

De esta paradoja todos somos responsables.  Si bien es cierto que hay zonas con potencial natural para la inundación hay otras
que se inundan por una total falta de responsabilidad en el manejo de los residuos sólidos, lo que dificulta el mantenimiento de
la red de atarjeas, traga tormentas y resumideros (infraestructura gris) que ayuda en la gestión de las lluvias. Aunado a lo anterior,
la expansión urbana desordenada destruye el bosque mesófilo de montaña y los cafetales de sombra y genera menos captación e infiltración de agua de lluvia, que al correr superficialmente erosiona el suelo y transporta sus sedimentos hacia la ciudad, por lo que no es de sorprenderse que después de una tormenta haya grandes cantidades de tierra y piedras arrastradas por la fuerza del
agua pero, al mismo tiempo, quienes viven ahí abren la llave del agua y ¡oh sorpresa, no hay!

Aquí nuestras recomendaciones para que juntos aprovechemos un recurso que literalmente, nos cae del cielo, ahorremos dinero, conservemos agua y ayudemos a nuestra ciudad a inundarse menos.

  1. Únete a la iniciativa Agua para TodXs Siempre, una alianza entre diferentes actores para impulsar la agenda de gestión integrada del recurso hídrico en la ciudad.
  2. Capta agua de lluvia, solo requieres la voluntad de hacerlo, puedes iniciar con una cubeta e ir creciendo a un sistema
    completo. Mira este video realizado por Cityadapt.
  3. Planta árboles. Esta acción, además de favorecer al ecosistema, ayuda a disminuir 3 a 4ºC durante los meses de más calor, te protege del viento, el ruido y las partículas contaminantes en el aire. Asesórate con el ayuntamiento de Xalapa para elegir el árbol que mejor se adapte a tu entorno. Además, participa en campañas de reforestación / restauración de ríos y humedales urbanos.
  4. Haz un adecuado manejo de los residuos sólidos. No los tires en la calle. Recuerda que la separación de basura orgánica e inorgánica y su disposición adecuada ayuda a que no se tapen las coladeras.

 

Artículo de Sergio Angón Rodríguez e Isabel García Coll, publicado en El Jarocho Cuántico, el 7 de febrero 2021 – «Humedales a 50 años de la firma del convenir Ramsar». Artículo original disponible aquí.