CityAdapt busca reconectar ciudades con la naturaleza para alcanzar el desarrollo sostenible

Desarrollo urbano en crisis climática

La escasa planificación y la acelerada urbanización de las ciudades afecta los ecosistemas urbanos que proporcionan los servicios ecosistémicos que contribuyen de manera considerable al bienestar y calidad de vida de las personas.

80%

de la población de América Latina y Caribe vive actualmente en zonas urbanas


85%

de la población regional podría vivir en ciudades de aquí al 2040.

La pérdida de ecosistemas aumenta los efectos del cambio climático como sequías, inundaciones, precipitaciones, variabilidad de las temperaturas e incluso huracanes. Para enfrentar la creciente vulnerabilidad de las ciudades a los impactos del cambio climático, los gobiernos de la región deben desarrollar e implementar soluciones rentables y de bajo riesgo para integrar la adaptación al cambio climático en sus planes de desarrollo social y económico.

Componentes del proyecto

La falta de conocimiento en la comunidad y las instituciones sobre los efectos del cambio climático y los beneficios de las soluciones basadas en naturaleza dificulta integrar dichas medidas a los principales planes de desarrollo municipales.

La capacidad financiera limitada institucional y técnica de los gobiernos para responder a los efectos del cambio climático puede limitar sus ambiciones adaptativas.

Asimismo, las instituciones de investigación tienen un acceso mínimo a recursos financieros y humanos diseminar la información recopilada. Por lo que el proyecto propone la implementación de actividades bajo tres componentes:

Incorporar las SbN en la planeación del desarrollo urbano a mediano y largo plazo.

Implementar intervenciones urbanas mediante SbN para reducir la vulnerabilidad de las comunidades locales.

Adquirir conocimientos y generar conciencia sobre las SbN urbanas en toda la región.

Innovación y potencial de CityAdapt

City Adapt proporciona herramientas para que los gobiernos locales puedan asumir la tarea de planificar la adaptación al cambio climático al mismo tiempo que logren, mitigar las emisiones de gases efecto invernadero de sus ciudades mediante la conservación de sus de ecosistemas.

Las SbN proporcionan una variedad de beneficios conjuntos:

  1. La generación de alternativas a medios de vida como la agricultura urbana.
  2. Aportan mejoras en la salud de los ciudadanos, a través de la conservación de los ecosistemas urbanos y de sus servicios ecosistémicos.
  3. Reducen el riesgo de inundaciones a través de pavimentos permeables y promueven la creación de puntos de colecta de agua de lluvia y aumenta la descarbonización en estas áreas, reduciendo así el efecto del cambio climático en las ciudades.